Entradas

Nueva jornada informativa sobre cómo gestionar el riesgo de crédito en Badajoz

Ricardo Cagigas, Director de la Oficina de S4 Correduría de Seguros en Almendralejo, ha participado este 5 de julio en una reunión informativa. La jornada estaba organizada por el grupo BNI Desafío en Badajoz. Bajo el título “Cómo gestionar el riesgo de crédito de nuestras empresas”, el Delegado de S4 en Badajoz, ha explicado a los asistentes por qué ahora, más que nunca, las empresas deben contar con un seguro de crédito.

El riesgo principal lo tenemos con los clientes con los que más confianza tenemos. Por desgracia son los que más daños nos hacen”, explica Ricardo Cagigas en relación a los impagos. Y es que la actual situación de crisis económica está provocando que “empresas fiables, con trayectorias que parecían intachables, no van a poder pagar sus deudas y arrastrarán a muchas otras. Es una cadena”.

Imagen: Grupo BNI Desafío Extremadura Sur.

Cómo gestionar el riesgo de crédito: el seguro de crédito es la respuesta

Desde el Departamento de Crédito y Caución de S4 Correduría de Seguros estamos preparados para hacer una gestión global del riesgo de crédito de cualquier tipo de empresas. Desde dar cobertura de riesgo de crédito, pasando por operaciones financieras ajenas a canal bancario y gestión de proveedores.

Contar con una gestión del riesgo financiero eficaz no sólo aporta tranquilidad al empresario, también a sus proveedores. “Si ellos son conocedores de que tenemos minimizado este riesgo, se nos abren más posibilidades de solicitar crédito o deuda”, recuerda Cagigas.

Además, aporta garantías que por lo general las compañías de entrada son reacias a amparar, tales como controversias comerciales, riesgo de fabricación o anticipo a proveedores. “Son pequeños grandes detalles que hacen la diferencia entre una póliza más o una póliza a la medida de tus necesidades”.

Ricardo Cagigas ha explicado cada uno de los servicios disponibles para cada situación y empresa. Pero lo más importante siempre, es “contar con un buen equipo profesional”, un equipo como el de S4 Correduría de Seguros.

Imagen: Grupo BNI Desafío Extremadura Sur.

Previsiones sobre la morosidad para 2022

La crisis derivada de la pandemia por COVID-19, el ataque a Ucrania, la subida imparable de los precios de las materias primas… El actual panorama socio-económico es inestable para el tejido empresarial. Por ello hoy, el departamento de seguros de crédito de S4 Correduría de Seguros analiza las previsiones sobre la morosidad para 2022.

Los estímulos y ayudas económicas impulsadas por las políticas monetarias centrales implican, junto con la escalada de precios de las materias primas y logística, un crecimiento de la inflación que amenaza con atenuar el esperado crecimiento económico.

Esta situación, acompañada de un mayor endeudamiento y un ajuste de márgenes propiciado por el mayor coste de aprovisionamiento (que no se puede transferir íntegro al cliente), dibuja un escenario futuro cuando menos incierto.

Por todo ello, las previsiones sobre la morosidad para 2022 tampoco son positivas.

Según el último Barómetro de Empresas, elaborado por Deloitte para el diario El País desde 1999, el 62% de los encuestados considera que la economía ha mejorado en el segundo semestre de 2021. Un 51% de las empresas que han participado en el estudio cree que la morosidad aumentará durante el primer semestre de 2022, muy por encima del 4% que espera una disminución.

Los datos de insolvencias y concursos (pese a la moratoria) han empezado a crecer, si bien en términos relativos alto (dado que su punto de partida es muy bajo) de manera absoluta (número de presentaciones) aún en términos poco preocupantes.

Esta situación se ha visto afectada tanto por la moratoria para la obligatoriedad de su presentación como por los estímulos económicos que han permitido el sostenimiento de muchas empresas y autónomos.

Por todo ello, las previsiones de un aumento de morosidad se mantienen altas entre el tejido empresarial. Un 51% de las empresas que han participado en el estudio cree que aumentará durante el primer semestre de 2022, muy por encima del 4% que espera una disminución.

Parece incluso más evidente ese incremento durante el segundo semestre, una vez se empiecen a materializar las obligaciones de devolución de préstamos con garantía ICO.

Fuente: Edición 59 del Barómetro de Empresas elaborado por Deloitte, en el que participa Crédito y Caución como panelista.

¿Qué consecuencias tiene la morosidad en las empresas españolas?

Recientemente, la compañía Intrum ha publicado el Informe Europeo de Pagos. La principal conclusión es que el 42% de las empresas españolas afirma que los impagos le impiden contratar nuevos empleados, aunque dicha cifra ha caído 10 puntos con respecto a 2020, cuando llegaba al 52%.

El abono tardío de facturas y las largas condiciones de pago siguen siendo aspectos problemáticos para el correcto desarrollo de los negocios, con una afectación del 81% y 83%, respectivamente.

Estas cifras van en línea con las principales estadísticas del último Observatorio de Morosidad de Cepyme, publicado a principio de febrero. Así, el 70,5% de las facturas emitidas se abonan con retraso y el periodo medio de pago ha crecido hasta los 82,5 días, por encima de los 60 establecidos por ley. Estos datos evidencian que la reapertura de la actividad no se ha traducido en un impulso del pago de la deuda atrasada.

Este contexto deja patente la necesidad de poner mayor hincapié en medidas para protegerse contra la morosidad, como puede ser el pago por adelantado, las valoraciones de crédito, el seguro crediticio, la petición de garantías bancarias, el ‘factoring’ o contar con el asesoramiento de una empresa especializada en prevención y gestión de impagados.

Todo ello, hace que hoy sea más importante que nunca contar con un aliado como Insure S4 Credit en la gestión financiera y de riesgos.

Las insolvencias aumentan en el sector de la construcción

El incremento de precios de las materias primas, el transporte y la energía está deteriorando el riesgo crediticio de las empresas más pequeñas del sector de la construcción en España. De esta forma, bajan también los márgenes de beneficios e incrementan las insolvencias. Éstos son los principales riesgos en el sector de la construcción según un informe publicado por la entidad aseguradora Crédito y Caución.

En España, el sector podría registrar un aumento significativo de las quiebras a principios de 2022, en función la evolución de las medidas de estímulo, el final de las prórrogas de los préstamos bancarios y la velocidad de desembolso de los fondos de la Unión Europea. Esta incertidumbre, junto con el elevado apalancamiento de las empresas y la continua presión sobre los márgenes, provoca un incremento del riesgo de crédito, especialmente entre las empresas más pequeñas activas en el segmento de la construcción residencial.

En este escenario, un buen análisis del riesgo se hace imprescindible para orientar la actividad comercial. Con posterioridad a ello, valorar una cobertura de Crédito es la mejor manera de garantizar la solvencia de las pequeñas y medianas empresas frente a los posibles impagos. El departamento técnico de InsureS4Credit analiza y aconseja sobre las herramientas aseguradoras y financieras que mejor se ajustan a las necesidades de cada negocio para el sector de la construcción.

Aumento de la actividad en 2021 y 2022

Al mismo tiempo, el sector vive un momento de gran actividad y de aumento de demanda.

La llegada de fondos europeos ha disparado el gasto público. Nuevamente, y por segundo año consecutivo el Estado batirá su récord de inversión. LOS PGE 2022 contemplan una partida consolidada que suma 43.419 millones de euros, entre inversiones reales y transferencias de capital; un crecimiento del 10,5% con respecto a las cifras de 2021.

El Estado prevé gastar en 12 meses más que en la suma de los ejercicios 2012, 2013 y 2014, lo que consolidará el crecimiento de la actividad. Esta parte, destinada principalmente a obra pública.

En la parte privada, el sector del inmobiliario ha sido uno de los más impactados por el COVID-19, ralentizando su actividad de inversión. Se han acelerado los cambios estructurales en determinadas tipologías de activo por los nuevos patrones en los hábitos de vida, del trabajo y del ocio.

Se ha registrado un impacto directo en mercado de oficinas, centros comerciales y hostelero, por la caída de demanda en sector empresarial. Impacto coyuntural en logística, inverso (por el crecimiento de ventas online), y el residencial en crecimiento.

Se prevé un cierre de inversión en mercado inmobiliario para el 2021 cercano a los 11.000 millones (frente a los 8.700 millones del 2020).

Productividad e Innovación

McKinsey otorga a la actividad de la construcción un 13% del PIB global, una cifra muy significativa. En cuanto a la productividad, en dos décadas, sólo un 1%.

¿A qué se puede deber este mínimo crecimiento, por no decir estancamiento? Numerosos factores. Deloitte cita, entre otros, las palpables imprecisiones en los tiempos de entrega, en la previsión de costes, un trabajo manual en el que la estandarización de procesos tiene poca penetración y una falta de trabajadores cualificados, sobre todo por la temporalidad en los contratos derivado de un sector marcado por los ciclos económicos.

Seguros de crédito para afrontar los riesgos en el sector de la construcción

El mercado de deuda inmobiliaria llegaba en España a 80.000 millones en 2020, pero se estima que pueda alcanzar el doble al acabar el próximo año 2022. Las moratorias y las ayudas están retrasando el temido efecto de la morosidad, que se espera acabe llegando durante el 2022. Ultimo paquete de ayudas de 10.000 millones para un total acumulado de 50.000 millones.

Se prevé que la tasa de morosidad crezca entre un 30-40%. No habiendo llegado aún esa situación, tanto las empresas como las entidades financieras tienen margen para prepararse y afrontar convenientemente esa situación.